Letanías a San Judas

Letanías a San Judas
Letanías a San Judas

A continuación te mostramos con mucho amor las poderosas Letanías a San Judas.

Letanías a San Judas

Señor, ten piedad. R./ Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad. R./ Cristo, ten piedad de nosotros.
Cristo, escúchanos. R./ Cristo, ten piedad de nosotros.

Dios, Padre del cielo , R./ Ten piedad de nosotros
Dios, Hijo, Redentor del mundo, R./ Ten piedad de nosotros
Dios, Espíritu Santo, R./ Ten piedad de nosotros
Santísima Trinidad, un solo Dios, R./ Ten piedad de nosotros

San Judas, pariente de Jesús y María R./ Ruega por nosotros
San Judas, elevado a la dignidad de apóstol, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que tuvo el honor de ver al Divino Maestro humillarse para lavarle los pies, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que en la Última Cena recibió la Sagrada Eucaristía de manos de Jesús, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que después del profundo dolor que te causó la muerte de tu amado Maestro, tuviste el consuelo de contemplarlo resucitado de entre los muertos y de asistir a su Gloriosa Ascensión, R./ Ruega por Nosotros
San Judas, que fue lleno del Espíritu Santo el día de Pentecostés, R./ Ruega por Nosotros
San Judas, que predicó el Evangelio en Persia, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que convirtió a muchas personas a la fe, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que realizó maravillosos milagros con el poder del Espíritu Santo, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que devolvió a un rey idólatra la salud del alma y del cuerpo, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que impuso el silencio a los demonios y confundió sus oráculos, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que predijo a un débil príncipe una paz honorable con su poderoso enemigo, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que quitó a las serpientes mortales el poder de herir al hombre, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que, desoyendo las amenazas de los impíos, predicó valientemente la doctrina de Cristo, R./ Ruega por nosotros
San Judas, que gloriosamente sufriste el martirio por amor a tu Divino Maestro, R./ Ruega por Nosotros

Bendito Apóstol, con confianza, R./ Te invocamos
Bendito Apóstol, con confianza, R./ Te invocamos
Bendito Apóstol, con confianza, R./ Te invocamos

San Judas, ayuda de los desesperados, R./ Ayúdame en mi angustia
San Judas, ayuda de los desesperados, R./ Ayúdame en mi angustia
San Judas, ayuda de los desesperados, R./ Ayúdame en mi angustia

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
R./ Perdónanos, Señor,

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo
R./ Escúchanos, Señor,

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo
R./ Ten piedad de nosotros, Señor

Cristo, escúchanos,
R./ Cristo, escúchanos bondadosamente.

Ruega por nosotros, San Judas, Apóstol de Cristo
R./ Para que seamos dignos de las promesas de Cristo

Oremos,

Oh glorioso San Judas Tadeo, por las sublimes prerrogativas con las que fuiste ennoblecido en vida, a saber, tu parentesco con Nuestro Señor Jesucristo según la carne, y tu vocación de Apóstol; por esa gloria que ahora es tuya en el Cielo como recompensa de tus trabajos apostólicos y tu martirio: Obtén para nosotros del Dador de todo don bueno y perfecto todas las gracias que necesitamos para atesorar en nuestros corazones las doctrinas divinamente inspiradas que nos has transmitido en tu Epístola; es decir, para construir nuestro edificio de perfección sobre nuestra santísima Fe, orando por la gracia del Espíritu Santo; mantenernos en el amor de Dios, esperando la misericordia de Jesucristo para la vida eterna; esforzarnos por todos los medios para ayudar a los que se extravían, exaltando así la gloria y la majestad, el dominio y el poder de Aquel que es capaz de guardarnos sin pecado y de presentarnos sin mancha con gran alegría en la venida de nuestro divino Salvador, el Señor Jesucristo.

Amén.

Comparte esta oración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir