Laudes de la Diócesis de San Cristóbal

  1. Bendigamos a Dios que nos ha hecho sus hijos y nos ha permitido vivir en esta hermosa tierra tachirense, con sus montañas, llanos y valles.
  2. Bendigamos a Dios por nuestras familias, ricas en fe y laboriosidad, fundamento de nuestra sociedad.
  3. Bendigamos a Dios que nos regala las rosas de El Reposo y la frescura de nuestros páramos.
  4. Bendigamos al Señor que todo lo puede y nos ha bendecido con la sencilla y profunda fe de nuestras gentes.
  5. Bendigamos a Dios por el Santo Cristo de La Grita y Nuestra Señora de la Consolación, por los miles de peregrinos que a ellos acuden para reafirmar su fe y su vida cristiana.
  6. Bendigamos a Dios por el calor de las zonas bajas y el sabroso frío de nuestros páramos.
  7. Bendigamos a Dios por la caña panelera, las piñas de Capacho, las fresas de Pueblo Encima y las hortalizas de El Cobre.
  8. Bendigamos al Señor por los ríos que surcan nuestros campos y por los bosques de nuestras montañas.
  9. Bendigamos a Dios por el ganado que crece en los campos de nuestra tierra, por las gallinas y ovejas, por los piscos, las cachamas y truchas de nuestra región.
  10. Bendigamos al Señor que nos ha enriquecido con vocaciones sacerdotales y nos permite tener nuestros seminarios como signo de esperanza.
  11. Bendigamos a Dios por los páramos de El Tamá, El Zumbador y la Negra, por el Uribante y el Caparo, por el Torbes y el Río Bobo que nos da el agua para nuestros quehaceres.
  12. Bendigamos a Dios por la cordialidad de nuestra gente y la alegría de nuestros niños, por la sabiduría de los abuelos y la decisión de nuestros jóvenes.
  13. Bendigamos a Dios por nuestras escuelas y universidades, por las industrias y comercios, por los campos sembrados y por nuestra música sabrosa con sabor a café y pizca andina.
  14. Bendigamos a Dios por el café de Rubio y por las hortalizas de La Grita, por el ingenio de nuestros agricultores y el trabajo incesante de nuestro pueblo.
  15. Bendigamos al Señor por la frontera que nos hermana con Colombia y nos permite construir la paz y la solidaridad.
  16. Bendigamos a Dios por las comunidades de San Antonio y Ureña, por las de Delicias y San Vicente, por las de El PiñaL y Abejales, por las de Colón y San Félix, así como las de todo el Táchira donde construimos el Reino de Salvación.
  17. Bendigamos a Dios por las Minas de Lobatera y los campos de Pregonero, por los paisajes de Queniquea y San José de Bolívar, por Táriba y su santuario y Michelena con sus aldeas.
  18. Bendigamos al Señor por nuestros sacerdotes y religiosas, por los seminaristas y por los laicos que proclaman diariamente tu Palabra de vida y salvación.
  19. Bendigamos a Dios por nuestros jóvenes y niños que crecen como discípulos de Jesús, por las monjas de clausura y los Camaldulenses de Pregonero.
  20. Bendigamos a Dios por los miembros de la Fuerza Armada y de la Policia, los médicos y maestros, el personal de Defensa Civil y los Bomberos, por el servicio que prestan a todos.
  21. Bendigamos al Señor por nuestros hospitales, cárceles y ancianitos, por los que allí trabajan para hacer sentir la solidaridad y la misericordia del amor cristiano.
  22. Bendigamos a Dios por los pastos que alimentan nuestro ganado y por los frutos que produce nuestra tierra.
  23. Bendigamos a Dios por el Chorro del Indio, la Machirí y las lagunas de la Cimarronera donde se yergue el pico El Púlpito.
  24. Bendigamos al Señor por Medarda Piñero, María Israel Baquero, Madre Lucía y el Obispo Tomás Antonio Sanmiguel, cuyos testimonios de santidad nos impulsan también a ser santos.
  25. Bendigamos a Dios por tantos hermanos nuestros tachirenses que han ido a trabajar en tantas partes de Venezuela y se distinguen por su laboriosidad y vida de familia.
  26. Bendigamos a Dios por nuestra Iglesia, peregrina y evangelizadora, enriquecida por el II Sínodo y con sabor a pueblo.
  27. Bendigamos al Señor por nuestras parroquias, sus comunidades eclesiales de base y el empuje de los catequistas y apóstoles laicos.
  28. Bendigamos a Dios por las represas de Uribante y de Caparo y por la vitalidad de nuestra región llena de historia y rica en futuro.
  29. Bendigamos a Dios por la radio, la televisión y los periódicos de nuestra tierra, con los que nos comunicamos y podemos darnos a conocer en el mundo.
  30. Bendigamos al Señor por nuestra cultura, con sus manifestaciones artísticas, las danzas, los cantos y la poesía que son canciones del alma tachirense.
  31. Bendigamos a Dios por las cerámicas de Lomas Bajas, las artesanías de nuestros pueblos y los deliciosos platos de nuestras mesas.
  32. Bendigamos al Señor por el fútbol que corre como la sangre por las venas de nuestra gente, el ciclismo que nos apasiona y los demás deportes y juegos que fortalecen nuestro cuerpo y nuestro espíritu.
  33. Bendigamos a Dios por las calles empedradas de San Pedro del Río, Peribeca y Rio Chiquito, que reciben con cariño a tantos turistas.
  34. Bendigamos a Dios por el empuje de la gente de Coloncito, Umuquena, La Palmita y La Tendida.
  35. Bendigamos al Señor por las montañas de San Simón y los paisajes de Hernández donde se recrea la vista de todos.
  36. Bendigamos a Dios por Cordero, Monte Carmelo, La Auyamala y Mesa de Aura, con sus flores llenas de hermosura.
  37. Bendigamos al Dios Padre quien nos hace hermanos, que en Jesús nos libera y, por el Espíritu Santo nos santifica.
  38. Bendigamos a Dios con nuestras obras, con nuestras palabras y todo nuestro ser, por los siglos de los siglos. Amén.