Tuesday , 21 October 2014
#DiocesisSC

Pastoral Juvenil.

La pastora juvenil es la acción organizada de la diócesis para acompañar a los jóvenes a descubrir, seguir, y comprometerse con Jesucristo y su mensaje para que, transformados en hombres nuevos e integrando su fe y su vida, se conviertan en protagonistas de la construcción de la civilización del amor. Para que los jóvenes crezcan como cristianos, es indispensable que conozcan y se encuentren con Jesucristo, camino, verdad y vida, y en él encuentren respuesta a las ansias de realización personal y a la búsqueda de sentido de su vida; el estilo de vida de Jesús debe convertirse en modelo y enseñanza para los jóvenes que se hacen sus discípulos.

La diócesis siente que debe renovar sus acción para acompañar a los jóvenes en las circunstancias concretas y cambiantes de le época en que viven. Para ellos, la pastoral juvenil ha de ocupar una puesta privilegiado entre las preocupaciones de los pastores y de las comunidades. Los mensajes del Papa Juan Pablo II en sus encuentros con los jóvenes, las conferencias generales del Episcopado Latinoamericano, las jornadas mundiales de Juventud y los congresos realizados en América Latina, han propuesto pautas de acción para toda la iglesia.

El obispo diocesano en comunión con su presbiterio se interesará particularmente y dedicará su paternal dedicación a los jóvenes, en particular, los jóvenes estudiantes, quienes, privados de una clara orientación, están sujetos al influjo de opiniones diversas y de novedades ideológicas, por lo que con mucha facilidad se alejan de la iglesia, para seguir caminos distintos del eclesial o permanecer, inclusive, en el vacío existencial. Deberá animarlos a profesar una fe madura haciéndolos protagonistas de la vida y de las decisiones pastorales de la diócesis. Será oportuno que en las distintas instancias diocesanas y parroquiales se prevea una representación del mundo juvenil, de tal manera que pueda expresar sus propias necesidades espirituales e integrarse gradualmente en la vida diocesana y parroquial. Debe ser una preocupación del obispo el que en su diócesis no falte un buen número de sacerdotes, religiosos y laicos, idóneos, dedicados al apostolado de la juventud.

Quienes colaboran en la pastoral juvenil, deben mostrarse a los jóvenes como hermanos y amigos, pero al mismo tiempo como portadores de una verdad y de un ideal de vida más alto. Sabrán comprender las aspiraciones de los jóvenes, sus puntos de vida y su modo de expresarse, pero sin condescender con ligerezas o anomalías en el vano propósito de ser mejor aceptados por ellos: en efecto, no se presta un servicio a los jóvenes aprobando sus defectos, sino indicándoles ideales claros; deberán, finalmente, estimular con iniciativas concretas su sentido de responsabilidad, para que se sientan y sean realmente activos y responsables constructores de la comunidad cristiana.

La pastoral juvenil se propone, como opción pedagógica, acompañar al joven en su proceso de educación en la fe, inspirado necesariamente en la pedagogía del mismo Dios: una relación de amor, de encuentro y de solidaridad. Un proceso, constante y dinámico, de educación en la fe que lleve a la propia conversión a un compromiso evangelizador. Para lograr este objetivo es necesario poner en marcha un proceso basado en experiencias de vida, que se nutra de lo cotidiano, ayude a sentir la liberación de tantas ataduras y a saborear la realización de sus potencialidades en la transformación de realidades que están a su alcance. Una pedagogía pastoral de esta naturaleza exige que encuentren espacios abiertos en la misma iglesia.

En la diócesis de San Cristóbal existe el secretariado de pastoral juvenil. Tendrá un director nombrado por el obispo diocesano. Para su debido funcionamiento, contará con un directorio que señalará, además de los objetivos generales y específicos, las directrices que guiarán sus acciones.

El director formará parte del consejo diocesano de pastoral.

El objetivo general del secretariado diocesano de pastoral juvenil es animar y promover la vivencia cristiana de los jóvenes, así como también su formación, para que participen con sus características propias en la misión evangelizadora de la iglesia, siendo fermento de fe, esperanza y caridad en sus ambientes juveniles.

Son objetivos específicos del secretariado de pastoral juvenil:

  1. La animación de los jóvenes en las diversas comunidades e instituciones de la diócesis, para hacerlos protagonistas de su propia evangelización.
  2. La promoción, seguimiento y acompañamiento de los grupos juveniles en las diversas parroquias de la diócesis.
  3. El acompañamiento y seguimiento de los diversos movimientos juveniles presentes en la diócesis para que se incorporen en el proyecto diocesano de pastoral y contribuyan con sus carismas en la misión evangelizadora.
  4. La formación inicial y permanente de los jóvenes en la diócesis.
  5. La promoción de la espiritualidad juvenil, basada en la vivencia bautismal de los creyentes.
  6. Organizar actividades que promocionen el desarrollo de la pastoral juvenil.

El secretariado diocesano de pastoral juvenil trabajará en comunión con los diversos secretariados de pastoral de la diócesis, pero especialmente con los de pastoral vocacional, pastoral familiar, pastoral de niños y adolescentes, pastoral educativa y universitaria.

El director diocesano pastoral juvenil participará en los diversos encuentros organizados por la Conferencia Episcopal Venezolana y otras organizaciones de carácter juvenil, asi como también, mantendrá contacto frecuente con el departamento de pastoral juvenil del secretariado permanente del Episcopado Venezolano y de otras diócesis del país.

El secretariado de pastoral juvenil de la diócesis esta compuesto por:

  1. La asamblea general, con representantes de cada parroquia y de cada movimiento apostólico juvenil. Por sugerencia del director, el obispo puede designar a otros jóvenes para participar en la asamblea general. Participaran algunos sacerdotes y adultos en calidad de asesores. La asamblea general, escuchado el parecer de los diversos grupos juveniles de las parroquias y de los movimientos apostólicos juveniles, elaborará el plan de trabajo, que se incorporará en las líneas del plan trienal de la diócesis. Se reunirá, al menos una vez al año.
  2. El comité central: compuesto por el Director, por un representante de cada vicaria y arciprestazgo, y dos representantes de los grupos apostólicos juveniles, así como dos representantes de los asesores adultos y un representante de los jóvenes designados por el obispo. Se reunirá al menos tres veces al año, y vigilará el cumplimiento del plan de pastoral juvenil, lo irá evaluando y propondrá algunas iniciativas ante situaciones novedosas que se puedan dar.
  3. El equipo ejecutivo: esta compuesto por el directos del departamento, coordinador, un secretariado, un tesorero, un vocal por los grupos juveniles parroquiales, un vocal por los grupos apostólicos, un vocal entre los asesores de adultos. Se reunirá, al menos una vez al mes y coordinara las actividades propias del secretariado de pastoral juvenil.

053